El Atletico de Costa

Ángel Correa ilusionó a la parroquia rojiblanca nada más aterrizar en el Vicente Calderón. El Atlético de Madrid era un equipo ultra competitivo y sólido pero que no disfrutaba de ningún futbolista con la imaginación del pequeño mediapunta argentino. Quizá por esa distancia a la hora de vivir este juego –sufrimiento contra diversión-, su adaptación no fue tan automática como otras. Mas ahora, en el que es su tercer curso en España, está convenciendo como nunca.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
En apenas media temporada ya ha superado el número máximo de goles que había marcado en cada uno de sus dos campañas iniciales. Ese es el valor supremo y de ahí el extra de credibilidad que se ha ganado. Pero más allá del frío dato, hay un par de circunstancias que también están ayudando a que se le vea más competitivo: está haciendo casi el mismo daño desde la banda que como segundo delantero y, sobre todo, ha reducido bastante la cifra de pérdidas en lugares y momentos inadecuados que tantos contragolpes peligrosos le costaron al castigado sistema defensivo.
Ocurre que la realidad del Atlético de Madrid va a experimentar una transformación total una vez Diego Costa se afiance en el día a día del equipo. Y a tenor de lo insinuado en las últimas semanas, el plan va a tender hacia fases de repliegue más retrasado cada vez que sea posible de cara a fabricar al delantero centro el contexto desde el que ayudó a los colchoneros a ganar la Liga de 2014, durante la cual su función consistía en que el Atleti, atacando con pocos, superara a muchos defensas. Es decir, Costa inspiraba un discurso ofensivo donde la verticalidad y la velocidad eran notas imperantes.
Dicho marco no beneficia sobre el papel a Ángel Correa, que si bien posee el don de la jugada individual y, por tanto, no necesita demasiados apoyos para marcar diferencias, sí que se trata de un especialista del espacio reducido que en campo abierto, debido a su falta de potencia en las distancias largas, queda muy difuminado.
El éxito de Correa compartiendo ataque con Diego Costa, sea como segundo punta o como hombre de banda, pasaría por la variante de que Diego Costa gane juego directo y guarde el balón a la espera de que llegue la segunda línea; o por un sistema de juego directo hacia Costa y segundas jugadas que requeriría que Correa fuese liberado de contribuciones defensivas para que le pillara más arriba y cerca del hispano-brasileño. Habrá que ver a tan pintoresca -aunque, a su vez, dotada- mezcla antes de prejuzgarla. Su fruto es imprevisible.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Con Ángel Correa me surge la duda de qué es más importante: el regate, el pase o la definición. Porque creo que el gol es el que más valor aporta a un futbolista, el regate es lo más difícil de encontrar y de lo más valioso para un equipo y la calidad en el pase lo que te convierte en un futbolista superior. Y Correa falla en dos de las tres teniendo la más natural y desequilibrante en cuanto a situaciones de juego. Para el Atlético es, en parte, vital tener un jugador nº12-13 con estas características, pero en la evolución de Correa, que la está habiendo a pesar de que parezca el mismo jugador que recibe y regatea, se siguen echando en falta en cosas.

Un Puñetazo al Barsa

En la rueda de prensa posterior al partido, Eder Sarabia -segundo técnico del Betis- afirmó que una de las dificultades de combatir a este Barça de Valverde reside en que nunca se pone nervioso. No se trata de un equipo que nunca sufra o, al menos, que nunca se sienta molestado, pero sí de uno que entiende que eso forma parte del juego y que, si aguanta sin fallar, va a llegar su hora. Anoche, el Benito Villamarín dificultó su fútbol durante más de 45 minutos, pero en todo momento, el líder transmitió que estaba tranquilo y que iba a ganar.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
El planteamiento del Real Betis estribaba en una presión a todo campo que impidiera que el balón llegara a Messi y que ofrecía espacios sólo a Luis Suárez. La forma que tuvo de protegerse o de ganar confianza para ir tan arriba consistió en una serie de ajustes en su sistema entre los que destacaron que Javi García bajó un escalón para formar defensa de tres con Feddal y Mandi, que los laterales Francis y Durmisi se fueron muy arriba para emparejarse en la presión, a menudo, contra los propios laterales del Barça (esto es algo que ya ha hecho varios rivales del Barça con consecuencias interesantes) y que sus tres delanteros cerrasen sus posiciones para trabajar sobre el triángulo Piqué-Vermaelen-Busquets. Quizá, lo más complicado e insostenible radicaba en que Setién/Sarabia pidió a su improvisado doble pivote, Guardado-Fabián Ruíz, que saltaran a la presión sobre Busquets cuando Joaquín o Tello no llegaran, lo que abandonaba a uno en la zona de Messi asumiendo un gran riesgo. Un riesgo que en lo referido a Leo estuvo relativamente bien controlado, pero que Sergi Roberto, en posición intermedia entre el interior y el extremo, se encargó de incendiar para, poco a poco, ir retrasando la presión andaluza y cediendo la iniciativa al Barcelona.
Tras la vuelta del descanso, el Betis renovó sus votos y volvió a ir hacia arriba, con el extra de que se atrevió a buscar más por dentro a Fabián, Guardado y Joaquín cuando tuvo la pelota. Durante el primer tiempo, sus posesiones habían sido en exceso verticales y eso le había expuesto a un desgaste demasiado continuo en la presión, y logrando jugar más con su triángulo asociativo, obtuvo sus primeros minutos de dominio real -que no aplastante- en el encuentro. De hecho, Valverde ya había planeado el ingreso de Paulinho seguro que para cambiar el ritmo defensivo en la medular y castigar al contraataque. Pero antes de que pudiera producirse la sustitución, el cansancio (mental y físico) derivó en el primer error del Betis y el Barça, que lo había esperado con paciencia, castigó. Y rápidamente, otro golpe. Y ahí, el Betis sintió que ya era imposible.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Tras el 0-2, el Barça se puso ese traje suyo que parece o un esmoquin con casco de albañil o un mono de peón de obra con una pajarita negra al cuello. Su fútbol consigue emitir una jerarquía que, en este momento, en Europa, quizá ni siquiera esté alcanzando el rico ataque posicional del Manchester City en Inglaterra, pero no nace en la pelota, sino en su presión. El Barça de Valverde está mezclando a Cruyff con Sacchi para, desde ese 4-4-2 con interiores en las bandas, comerse al adversario posicionalmente a poco que este baja el pistón.

El Real Madrid

El pasado 9 de diciembre, el Real Madrid goleó al Sevilla por cinco goles a cero después de utilizar un 4-4-2 en el que la velocidad de sus bandas, la aparición de espacios y la precisión técnica de algunos futbolistas obró un festín que lanzaba una pregunta: ¿necesita el Real Madrid recuperar una determinada estructura táctica facilitadora para traer de vuelta el mejor rendimiento posible? Ese 4-4-2, que también se vio ante el APOEL veinte días antes (0-6) transmitía la sensación de darle a futbolistas concretos apoyos y referencias que ayudaran a su maltrecho momento de inspiración y confianza. Ayer ante el Deportivo, y por segundo partido consecutivo, Zinedine Zidane dispuso un 4-3-3, con el matiz, nada desdeñable, de que su extremo derecho fue Gareth Bale.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
El 4-3-3 es un sistema que en determinados contextos puede demandar de alguna posición específica una serie de movimientos y acierto, caso del ‘9’ o de los interiores, de un nivel moderadamente alto. Sin embargo, en el contexto merengue, la altura ofensiva, el llegar a los costados con tres hombres en lugar de uno (4-3-1-2) y la posición de partida de los futbolistas, permite a sus laterales y sus delanteros no estar tan exigidos posicional y técnicamente. En la visita del Deportivo de Cristóbal Parralo pudo observarse con transparencia lo que significa que el extremo de este dibujo sea Gareth Bale; y cómo Modric, Carvajal y Marcelo pasan a ejecutar acciones que son posibles desde la estructura. No son los laterales o el ’10’ del anterior sistema los que deban dibujarlas.
Con dos referencias en bandas, los laterales no suben con la pelota y no esperan arriba para recibirla, sino que pueden generar la superioridad únicamente con su lectura y su acompañamiento. Pueden incorporarse por fuera, romper por dentro, suponer un apoyo por detrás. También Modric puede soltarse y realizar su característico desmarque a espalda de la zaga, con el extremo -Bale- fijando su marca con la pelota en el pie. El galés, técnicamente dotadísimo para la combinación y el toque preciso, profundizó con frecuencia y naturalidad. Esa atracción estabilizó al Real Madrid arriba, permitiendo realizar la acción técnica más depurada de todo su repertorio, el castigador cambio de orientación que todos sus defensas y mediocampistas atesoran, para llevar el balón a zonas vacías -Marcelo-, hundir al rival sobre su portería y presionarle después con muchos futbolistas de cara a la jugada.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
No obstante, hasta llegar a estas situaciones, el Madrid comenzó muy precipitado, con muchas ganas pero mucho desorden. El Dépor, en 4-1-4-1, con su tridente Adrián, Lucas y Andone, pudo salir a los lados de Casemiro. Ese fue un problema que seguramente pueda subsanar Zidane con un juego recuperado, una confianza recobrada y la vuelta de Sergio Ramos. Los problemas de Varane para acompañar la presión y mostrar seguridad en la disputa de balones en zonas intermedias para mantener el bloque hizo a su equipo aún más largo. El gol de Adrián, precisamente, retocó el ánimo de los locales, quienes comenzaron a ofrecer un ritmo muy alto de juego sostenido por las referencias en banda ya explicadas de un sistema que, en estos momentos, le está facilitando las cosas al Real Madrid. Si además, juega Gareth Bale, el camino no es equivocado.

Peru

La Selección Peruana realizó último entrenamiento en al ciudad de Moscú previo a viajar a Ekaterimburgo, sede donde los dirigidos por Ricardo Gareca jugarán su segundo partido por el grupo C ante Francia por el Mundial Rusia 2018. Paolo Guerrero volvió a ser titular en el primer equipo y todo parece que estará desde la partida ante los blues.
El lunes tras el entrenamiento, Raúl Ruidíaz señaló: “Hay que hacer un partido muy inteligente. Salimos a buscar los 3 puntos. El resultado con Francia será vital para lo que queremos”. “Aquí están las mejores selecciones del mundo, somos una de ellas, tenemos para jugarle de igual a igual a quien sea”, agregó.
Respecto a los jugadores de Francia, Miguel Trauco, señaló: “Son jugadores que durante el partido no pueden aparecer mucho. Estamos hablando con circunstancia del otro partido. Pero con una oportunidad pueden definir el resultado. Mbappé y Dembélé, ellos están formados por cracks”.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Sobre la marca que tendrá contra Dembélé, Trauco fue muy claro. “Dependerá de las circunstancias del partido. Es importante a qué jugador te enfrentas. Pero fuera de todo eso, yo siempre trato de mantener algo, de que antes debo preocuparme por mí y no por él. Si ataco y sé que iré con peligro, él se preocupará por mí y retrocederá a apoyar a su equipo”, dijo.
Este martes muy temprano los jugadores de la Selección Peruanarealizaron su último entrenamiento en la ciudad de Moscú y luego partieron a Ekaterimburgo para disputar su segundo partido ante Francia por el Mundial Rusia 2018. Redes sociales del equipo bicolor publicaron imágenes de los jugadores llegando a la ciudad y a su lugar de concentración.
Ricardo Gareca no ha hecho oficial el equipo titular ante Francia, pero se espera algunas variantes para el segundo compromiso, como la aparición de Paolo Guerrero en el ataque. Una duda será Renato Tapia, quien sufrió un golpe en la cabeza por un fuerte choque con un danés. Tras culminar el encuentro, habría sentido ciertas molestias y habría sido observado por el cuerpo médico de la selección peruana.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Fue el mismo Tapia, quién a través de sus redes sociales confirmaría que no recordaba nada del partido luego del golpe. En los entrenamientos realizó un trabajo diferenciado a sus compañeros, pues, sino llega hasta el jueves, Pedro Aquino sería su reemplazante.
Por otro lado, Blaise Matuidi indicó que Francia “es un equipo joven” pero que eso “no es suficiente para ganar”, por lo que pidió una dosis suplementaria de “determinación y agresividad”.
La Selección Peruana realizó último entrenamiento en al ciudad de Moscú previo a viajar a Ekaterimburgo, sede donde los dirigidos por Ricardo Gareca jugarán su segundo partido por el grupo C ante Francia por el Mundial Rusia 2018. Paolo Guerrero volvió a ser titular en el primer equipo y todo parece que estará desde la partida ante los blues.
El lunes tras el entrenamiento, Raúl Ruidíaz señaló: “Hay que hacer un partido muy inteligente. Salimos a buscar los 3 puntos. El resultado con Francia será vital para lo que queremos”. “Aquí están las mejores selecciones del mundo, somos una de ellas, tenemos para jugarle de igual a igual a quien sea”, agregó.