El Principe

La entrada de Maxime Lopez aportó algo de frescura a su equipo; pero no la carga emocional necesaria como para arrebatarle al Atlético el mando del encuentro. Ya en la segunda mitad, el joven futbolista francés resituó su espacio, de la derecha –cuando ingresó para sustituir a Payet tiempo antes del descanso- al pivote, desde donde trató de adueñarse de la fatídica salida de su equipo. El OM, hasta entonces, se había visto obligado a arriesgar una barbaridad en esta faceta por más necesidad que capricho; y es que, a medida que el encuentro pasaba de la segunda a la tercera y última fase, la diferencia técnica comenzó a ser aún más evidente. La adaptación de Lopez al escenario coincidió, exactamente, con los mejores minutos del Atlético. Y, más concretamente, con los compases más positivos de futbolistas como Gabi, Saúl y Koke. Los dos primeros, en el doble pivote del 4-4-2 con el que formó el Atlético en todo momento, completaron una segunda mitad de muchísimo nivel. Suya, de hecho, fue la tarea con la que el equipo pasó a sentirse cada vez más cómodo en todas las partes del campo. Y la conexión de Gabi con Griezmann, como se ejemplificó en el tercero, ganó enteros debido a la movilidad del galo, por un lado, y a lo acertado que estuvo el capitán para ver y ejecutar estos envíos.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Lucas y Godín contribuyeron, a su vez, a hacer que el encuentro se jugase durante largas fases muy lejos de Oblak. Y en este apartado, conviene resaltar lo bien que Lucas supo controlar a Thauvin, a quien ganó individualmente en todos los duelos, y, por si esto fuera poco, aún le sobraron fuerzas para llegar unas cuantas veces hasta la línea defendida por Sarr. En otro orden de cosas, el encuentro también dejó alguna que otra buena acción de Correa, y a un Diego Costa que no cejó de intentarlo, entre desmarques, diagonales y apoyos. Pero, con todo el mérito del mundo, esta edición de la Europa League llevará siempre consigo el nombre de Griezmann. El francés, con su doblete en la final, ha firmado un torneo impresionante: ha marcado en todas y cada una de las eliminatorias (seis goles). Esta temporada ha participado en 42 goles del equipo (29 dianas y 13 asistencias). Y anoche ante el Marsella volvió a dar muestras de que él, como en la novela de Saint-Exupéry, es un ‘Principito’ de otro planeta.
Yo creo que la final como comentas duró 20 minutos, cuando un balón franco le cayó al bueno de los 22 que había en el campo y decidió que ahí se acababa la final, por no hablar de su segundo gol, donde la tranquilidad del galo sólo se ve hoy por hoy a Messi delante de un portero.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El Atleti empezó mal, pero es que realmente en 20 minutos bastante malos, sólo se recuerda la ocasión del minuto 3. Que esta gente ha sobrevivido al bombardeo de Munich, a jugar con 10 contra la MSN durante 60 minutos en Barcelona o a sobrevivir en Londres tres semanas antes a 82 minutos con uno menos. Estos jugadores llevan la palabra “sufrir” tatuada a fuego en la frente.