Lewandowsky

Del mismo modo que el 4-3-3 ofrecía, entre otras muchas cosas, un apoyo más cercano por parte de interiores y extremos para que los laterales, léanse Marcelo y Carvajal, cargasen con menos peso a sus espaldas en fase ofensiva; el 4-4-2 en rombo prescinde de esa ayuda –más allá de lo que Isco, en colaboración con Cristiano y Benzema/Bale pueda abarcar hacia uno y otro costado- ya no solo a la hora de atacar sino, aún más relevante, en la tarea defensiva. Y el ejemplo más claro de esto lo escenificó la visita de la Juventus al Bernabéu. Massimiliano Allegri, sabedor de la debilidad que entronca este sistema, basó su estrategia en atacar el lado derecho del Real Madrid empleando, para ello, a Khedira y Douglas Costa. De esta forma, con el alemán arrastrando una marca –y unas cuantas vigilancias- tras de sí en sus constantes rupturas interiores, Pjanic y el sector diestro de la defensa encontraron, con suma facilidad ante la intermitencia defensiva de Marcelo, al extremo brasileño abierto y con ventaja.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Así las cosas, el envío de Costa al segundo palo y el doblete de Mandzukic saltando, como dicta la naturaleza, más alto de lo que alcanza a llegar Carvajal, caricaturizó la fragilidad defensiva del Real Madrid por los costados con este sistema. Una endeblez que además, reseñable de cara a este doble enfrentamiento ante el Bayern, desnudó la laxitud de Varane para comandar, sin Sergio Ramos –sancionado- sobre el césped, la zaga del 12 veces campeón de Europa. Un cúmulo de matices que Zinedine Zidane deberá tener controlado antes de esta misma noche, si no quiere que el regreso del Real Madrid a Alemania vuelva a adoptar tintes dramáticos. Pues de lo contrario, con el propio Lewandowski, Müller o James cargando el área/frontal, en busca del remate que Robbery y/o Kimmich sirvan por fuera, no le quedará más remedio que cerrar los ojos y esperar a que en el intercambio de golpes acabe con un gol más que su rival.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
El regreso de Sergio Ramos se antoja importante en este sentido, pero no decisivo. El Bayern de Múnich, por aquello de jugar el duelo de ida en casa, tratará de poner contra las cuerdas al Real Madrid de la mejor –y, quizás la única- forma que consigue hacerlo con todos sus rivales. Sin Coman, pero con Robbery en estado de gracia, lo normal es que Heynckes envite con todas sus armas en este primer partido. Y estas, a tenor de lo visto desde su regreso y a partir de los problemas que viene arrastro el equipo blanco, apuntan a que el Bayern buscará cercar en pocos metros al Madrid proponiendo, tras sus continuos envíos al área, una correosa presión tras pérdida. Una fórmula para la que Zidane tiene respuestas, pero también ciertas dudas.
Estas cuestiones, a priori, pasarán por los emparejamientos que se sucedan dentro del área de Navas. La vuelta de Sergio Ramos tras su sanción es, en parte, un alivio para lo que sufrió el Real Madrid ante la Juventus. Pero ha de analizarse que, por mucho que el capitán sume en las labores defensivas, los dos primeros goles del equipo bianconero llegaron, como ya hemos dicho, tras un centro lateral desde la izquierda.