Lewandowsky

Del mismo modo que el 4-3-3 ofrecía, entre otras muchas cosas, un apoyo más cercano por parte de interiores y extremos para que los laterales, léanse Marcelo y Carvajal, cargasen con menos peso a sus espaldas en fase ofensiva; el 4-4-2 en rombo prescinde de esa ayuda –más allá de lo que Isco, en colaboración con Cristiano y Benzema/Bale pueda abarcar hacia uno y otro costado- ya no solo a la hora de atacar sino, aún más relevante, en la tarea defensiva. Y el ejemplo más claro de esto lo escenificó la visita de la Juventus al Bernabéu. Massimiliano Allegri, sabedor de la debilidad que entronca este sistema, basó su estrategia en atacar el lado derecho del Real Madrid empleando, para ello, a Khedira y Douglas Costa. De esta forma, con el alemán arrastrando una marca –y unas cuantas vigilancias- tras de sí en sus constantes rupturas interiores, Pjanic y el sector diestro de la defensa encontraron, con suma facilidad ante la intermitencia defensiva de Marcelo, al extremo brasileño abierto y con ventaja.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Así las cosas, el envío de Costa al segundo palo y el doblete de Mandzukic saltando, como dicta la naturaleza, más alto de lo que alcanza a llegar Carvajal, caricaturizó la fragilidad defensiva del Real Madrid por los costados con este sistema. Una endeblez que además, reseñable de cara a este doble enfrentamiento ante el Bayern, desnudó la laxitud de Varane para comandar, sin Sergio Ramos –sancionado- sobre el césped, la zaga del 12 veces campeón de Europa. Un cúmulo de matices que Zinedine Zidane deberá tener controlado antes de esta misma noche, si no quiere que el regreso del Real Madrid a Alemania vuelva a adoptar tintes dramáticos. Pues de lo contrario, con el propio Lewandowski, Müller o James cargando el área/frontal, en busca del remate que Robbery y/o Kimmich sirvan por fuera, no le quedará más remedio que cerrar los ojos y esperar a que en el intercambio de golpes acabe con un gol más que su rival.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
El regreso de Sergio Ramos se antoja importante en este sentido, pero no decisivo. El Bayern de Múnich, por aquello de jugar el duelo de ida en casa, tratará de poner contra las cuerdas al Real Madrid de la mejor –y, quizás la única- forma que consigue hacerlo con todos sus rivales. Sin Coman, pero con Robbery en estado de gracia, lo normal es que Heynckes envite con todas sus armas en este primer partido. Y estas, a tenor de lo visto desde su regreso y a partir de los problemas que viene arrastro el equipo blanco, apuntan a que el Bayern buscará cercar en pocos metros al Madrid proponiendo, tras sus continuos envíos al área, una correosa presión tras pérdida. Una fórmula para la que Zidane tiene respuestas, pero también ciertas dudas.
Estas cuestiones, a priori, pasarán por los emparejamientos que se sucedan dentro del área de Navas. La vuelta de Sergio Ramos tras su sanción es, en parte, un alivio para lo que sufrió el Real Madrid ante la Juventus. Pero ha de analizarse que, por mucho que el capitán sume en las labores defensivas, los dos primeros goles del equipo bianconero llegaron, como ya hemos dicho, tras un centro lateral desde la izquierda.

Lewandosky

Los marcó todos y de todas las formas. Aquel joven delantero polaco, con el ‘9’ a la espalda y un apellido indescifrable por aquel entonces para gran parte del continente, celebró haciendo un cuatro con sus dedos ante una afición enfervorecida. Lo hizo pocos minutos después de que el reloj del Westfalen de Dortmund superase la hora de encuentro. Tiempo suficiente para que aquel fornido futbolista, sacado hacia tres años del Lech Poznan a cambio de cuatro millones y medio de euros, le hiciese sentir al Real Madrid el terror de una noche muy oscura. Fue en la tercera y última semifinal de José Mourinho al frente del equipo blanco. Una experiencia que curtió, sumado a la rabia e impotencia de los dos tropiezos anteriores ante FC Barcelona y Bayern de Múnich, al que, un lustro después de ese fatídico 4-1, oposita a su cuarta UEFA Champions League en los últimos cinco años.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Robert Lewandowski fue demasiado aquella noche de abril para Pepe y Raphael Varane -pues Sergio Ramos actuó de lateral-. Esa superioridad, a merced de los dos centrales madridistas que, a su lado, parecieron más cerca de su etapa juvenil que de su experimentadísima carrera –ya en aquellos tiempos- en la Copa de Europa, se reflejó en tres de los cuatro tantos del delantero polaco. El último, de penalti, por el centro de la portería defendida por Diego López, fue como un tiro en el pecho para el Madrid; que a pesar de igualar el partido justo antes del descanso no pudo remontar en los últimos 90 minutos en el Santiago Bernabéu, por mucho que Ramos insistió en parar los pies al de Varsovia por todas las artes; las cuales, en realidad, escapan a la retórica del propio fútbol.
El destino ha querido volver a enfrentar los caminos de Robert Lewandowski y el Real Madrid. Ha llovido mucho desde aquella primavera de 2013, pero desde entonces el delantero y el equipo blanco se han vuelto a ver las caras en dos ocasiones: una más de amarillo; la otra, que ayer casualmente cumplió doce meses, ya con el Bayern de Múnich. Y a pesar de no perder en ninguna –en cuartos, aún con el Borussia, ganando dos a cero; y en semifinales de la 2016/17, empatando en un partido que se fue a la prórroga-, el desenlace terminó siendo el mismo para Lewandowski. El Real Madrid fue quien acabó pasando a semifinales y final, respectivamente.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Zinedine Zidane ha mostrado un parámetro más o menos fijo para los grandes partidos durante esta temporada. Con las dos primeras siglas de la BBC cada vez más cuestionadas, el Real Madrid ha superado las dos últimas rondas de la Champions, ante PSG y Juventus, a partir de una misma formación que, en función de su distribución sobre el campo, ha tenido a Isco Alarcón como principal protagonista. El de Arroyo de la Miel fue titular en tres de estos cuatro partidos –la única vez que entró desde el banquillo fue en París, en la vuelta de octavos-, dando así forma a un 4-4-2 en rombo, con Casemiro, Kroos y Modric por detrás de él. Sin embargo, como se pudo constatar ante el cuadro italiano, este sistema encierra un defecto primordial. Y del que, como Mario Mandzukic en su día, el Bayern podría sacar mucho rédito.

Depor vs Barcelona

Dépor y Barça se citan en Riazor en una jornada en la que pueden solucionar sus respectivas temporadas, aunque de un modo muy distinto para gallegos y catalanes. A un lado del terreno de juego el Dépor puede certificar su descenso matemático –ya virtual– a Segunda División tras un período de 4 años en la máxima categoría del fútbol español, mientras que el club de la ciudad condal se asegurará el título de Liga en caso de puntuar. Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Se preparan así mismo en A Coruña para reeditar lo que el infortunio les ha deparado en esta nefasta temporada. Acecha de nuevo el descenso a Segunda división y lo hace después de el equipo no haya sido capaz de salvar la categoría con la, a priori, mejor plantilla de estos últimos 4 años. Sobre el foco crítico, los nombres de Lucas Pérez, quien llegó como hijo pródigo y se irá, posiblemente, como hizo Arístides en la Grecia Antigua, totalmente ostraciado, y los de Rubén  como figurativo en la portería, aquella posición cuestionada por Pepe Mel a principio de temporada y a la que la directiva ha sido totalmente incapaz de dar una práctica solución a lo largo del año.
Cómo afrontan ambos equipos este duelo es una cuestión importante a tratar, pues de contrastes viven los contendientes en la dos últimas visitas de los azulgrana a Riazor. Hace 2 años el conjunto de Luís Enrique salió de paseo y por el camino se encontró con un Dépor ya salvado al que le endosaron un sonrojante 0-8, aunque los anfitriones se repuesieron y en la temporada pasada, a pesar de no ser capaces de devolverle eses 8 goles, sí consiguieron la  victoria por 2 a 1 con tantos de Joselu y el añorado Bergantiños. Para el duelo de hoy, en cualquier caso, Seedorf no podrá contar con Sídnei, quién ha recaído de sus lesiones musculares que le impiden jugar desde hace un mes, ni tampoco Bóveda ni Bakkali, ambos lesionados. Sí lo hará con Muntari, que regresa al equipo tras su lesión. Por su parte, el conjunto blaugrana intentará, tras recibir el pertinente pasillo en su condición de campeón de Copa, conseguir su doblete y brindarle dicho título a la figura de Iniesta, quién anunció oficialmente su salida del equipo de Valverde, quién ha convocado a 22 jugadores para este duelo.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Queda por ver si Riazor dicta sentencia contra un equipo desnortado en todo momento, a pesar de las buenas intenciones de un Seedorf mucho más pendiente de hacer pedagogía deportiva e inflar su currículum como motivador que de salvar un equipo al que cogió a 3 puntos de la salvación y al que ha llevado a la casi pérdida matemática de categoría, unos números pésimos y una nula planificación deportiva, que han conducido a un club centenario a un nuevo descenso de categoría, que sin duda han confirmado la teoría del citado Pepe Mel a inicio de campaña, que el Dépor llegue a las últimas jornadas sin sufrimientos. Confirmado, míster, ya no hay que esperar a la penúltima jornada contra el Villarreal para salvarse.

La esperanza del Osasuna

En España, todas las aficiones han puesto alguna vez a un entrenador el peculiar apellido ‘vete ya’. Es un cántico repetido en incontables ocasiones en las gradas, esté donde esté el campo en cuestión. Ayer le tocó a Diego Martínez, entrenador de Osasuna, en Pamplona. Su equipo se aleja de las seis primeras posiciones después de encadenar su cuarto empate consecutivo y su quinta jornada sin ganar ante un Lugo que se presentó en El Sadar en su peor momento de la temporada.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
El conjunto entrenado por Francisco Rodríguez eligió un escenario histórico para recuperar sensaciones. El Lugo se presentó en la capital navarra con la sensación de que a su coche empieza a quedarse sin gasolina y a desgastársele las ruedas tras una primera vuelta formidable. No ganó el cuadro gallego, ya son seis encuentros sin hacerlo, pero dio síntomas de reacción.
El empate le sirve al Lugo para alcanzar la famosa frontera de los 50, objetivo que se marcan a comienzo de temporada todos los equipos que sueñan con mantenerse en Segunda División. A falta de cinco citas para que concluya la Liga, los de Francisco respiran aliviados sabiendo que difícilmente pasarán apuros para competir de nuevo el próximo curso en la categoría de plata. Osasuna hace cuentas. Cinco son las unidades (si el Numancia gana al Oviedo) que le separan de la fase de ascenso. No es una situación definitiva, pero no gusta a su hinchada, que pidió el cese de Diego Martínez durante un encuentro en el que el Lugo fue mejor.
El conjunto visitante introdujo muchas novedades en su once. Apostó Francisco por tres hombres en la medular: Pita, Seoane y Sergio Gil. El último, al que las lesiones han estado lejos de respetar este ejercicio, tuvo la primera ocasión clara para el Lugo, en su primera vez como titular. Muy buena primera parte lucense, con gol mal anulado a Escriche por fuera de juego de Jaime Romero incluido. Los locales solo crearon peligro en un mano a mano de Robert Ibáñez con Juan Carlos que se fue por encima del larguero.
Osasuna encomendó sus opciones de ganar a una de sus viejas virtudes, el balón parado. Por esta vía llegó su único gol, anotado por Unai García. Fue a la salida de un córner, al rematar un córner en el segundo palo. El mismo jugador estuvo a punto de dejar el choque visto para sentencia en otro saque de esquina. Su cabezazo se marchó fuera por poco.
Parecía que el Lugo saborearía una nueva derrota en Pamplona, pero los movimientos de Francisco desde el banquillo surtieron efecto. Cristian Herrera llevaba solo dos minutos en el terreno de juego cuando logró el empate. Hicieron falta dos rechaces antes. Álvaro Lemos disparó al palo, Seoane estrelló el primer rebote en un defensor y al tercero, el balón durmió en la red. Ya se había entrado en el último cuarto de hora de partido.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El empate no se movería a pesar de que el Lugo contó con una ocasión muy clara para hacer el segundo. Sergio Herrera salvó un punto al despejar un remate de Fede Vico cercano el desenlace. Insuficiente para la afición de Osasuna, que no dudó en mostrar su enfado. El Lugo sigue sin vencer, aunque su cara más parecia a la de la primera vuelta.