Contraataque Táctico del PSG

La visita del FC Bayern Múnich al Parque de los Príncipes era una de esas fechas marcadas con rojo en el calendario del fútbol en estos meses de tregua relativa que se da la Champions Leaguehasta que en febrero se viene lo importante. Había ganas de medir al nuevo Paris Saint-Germain para ver qué ha cambiado tras los fichajes de Neymar JR y Kylian Mbappé. Y lo que ocurrió frente a los bávaros generó el máximo optimismo posible dentro de las circunstancias: se demostró que se ha convertido en uno de esos conjuntos que, sin jugar bien, pueden golear a un candidato al título.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Los de Unai Emery forman un colectivo de virtudes inconexas pero sumamente rotundas. Una de estas, la que personifica Neymar JR y podría titularse “desequilibrio único en el fútbol mundial”, llevó a que el partido empezase 1-0 como por arte de magia. Así comienzan a veces los que atesoran muchísimo más talento que el resto. A partir de ahí, cabría esgrimir que el Paris Saint-Germain contemporizó y administró su ventaja con madurez, pero no encajaría con el hecho aunque los resultados objetivos encajasen con dicha definición. La verdad más bien pareció que el FC Bayern, con sus limitaciones, volcó el campo hacia la portería de Areola y acribilló de centros el área de Thiago Silva.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Aunque con Lewandowski, Müller y Vidal el centro al área siempre va a significar un recurso poderoso, de sobra es sabido que también se trata de uno de los más comunes y por lo tanto de los que menos reflexión y menos decisiones acertadas exigen a las zagas contrarias. Como poco, mezclarlos con ataques más interiores se antoja recomendable. Y con un James que durante el primer tiempo fue el mejor de los bávaros -aunque abandonó el verde en el minuto 45-, existe la opción, pero a cambio de recibir un primer pase desde atrás que le habilite en esas zonas centradas. En pos de trazarlo con frecuencia, Ancelotti probó a Thiago Alcántara como pivote con Tolisso y Vidal en los interiores, en un dibujo que inequívocamente retrotraía a lo de Pirlo protegido por Gattuso y Seedorf o Ambrosini, pero el hispano-brasileño no pudo completar esta crucial misión.
Lo que sí constituyó Thiago como pivote fue una falta de cintura y reacción en la transición ataque-defensa que Kylian Mbappé aprovechó para sentenciar el encuentro. Cavani se mostró intenso y marcó un golazo, y Neymar desbordaba y generaba ventajas desde su imparable regate, pero fue el más joven del tridente quien edificó las auténticas ventajas contextuales. Lo del francés es una locura. Sus movimientos alteran el mapa táctico y también el emocional, y cuando recibe la pelota, a su manera, parece no ser menos dañino ni que su propio compañero brasileño. Teniendo a Kylian Mbappé, poseer un contragolpe determinante es algo que está servido. Se basta para dibujarlo y para animarlo. El Paris Saint-Germain no transmitió ningún tipo de jerarquía, pero a tenor de lo divisado, no extrañó su goleada. Ante todo un Bayern Múnich. Eso es competir con Neymar JR y ayer, sobre todo, Kylian Mbappé en el frente de un ataque.