Cómo convertirse en entrenador deportivo

Llegar a ser entrenador a nivel profesional puede ser el sueño de todo niño que ama el deporte, pero no es una tarea fácil. El director técnico de un equipo deportivo tiene muchas responsabilidades por lo que requiere de una preparación previa específica.
Los entrenadores o monitores deportivos enseñan habilidades y técnicas específicas con el objetivo de desarrollar la capacidad, la técnica y el rendimiento de sus jugadores. Cuando hablamos a nivel profesional, el entrenador tiene que estar tan comprometido como los deportistas a los que entrena por lo que es necesaria una dedicación y esfuerzo.
Los entrenadores preparan programas de entrenamiento adaptados a cada deportista buscando llevarlos a su máximo rendimiento. Cuando entrenan a un equipo, tratan de conseguir que sus jugadores formen un conjunto de juego. Utilizan material de entrenamiento para comunicar la estrategia y las distintas tácticas de juego, así como material deportivo para la preparación física de los deportistas.

La mayor prioridad de un entrenador es enseñar a entrenar de manera de segura para que luego se refleje en el desarrollo del partido. Si un jugador se lesiona, debe preparar un programa de recuperación en conjunto con los fisioterapeutas; debe saber de nutrición para asesorar a sus jugadores; debe conocer las normas y reglamentos del organismo que rige su deporte y hacérselo saber a sus jugadores; en definitiva, tiene que saber que es un ejemplo a seguir para sus jugadores por lo que debe transmitir credibilidad y confianza.
Actualmente existen dos títulos de “entrenador” equivalentes a las enseñanzas correspondientes de grado medio y grado superior de la Formación Profesional:
Tiene una duración de entre 950 y 1100 horas en dos niveles y otorga las siguientes competencias: iniciar y perfeccionar la ejecución técnica y táctica de los deportistas, programar y dirigir el entrenamiento de deportistas y equipos, conducir y acompañar a individuos o grupos durante la práctica deportiva, dirigir a deportistas y equipos durante su participación en competiciones básicas y medias, promover y participar en la organización de las actividades de su especialidad y garantizar la seguridad de los jugadores y, en caso necesario, administrar los primeros auxilios.
Para acceder, es necesario tener el Graduado en Educación Secundaria o equivalente y superar una prueba de carácter específico.

Tiene una duración de entre 750 y 1100 horas y otorga las siguientes competencias: planificar y dirigir el entrenamiento de deportistas y equipos, dirigir a deportistas y equipos durante su participación en competiciones de alto nivel, dirigir y coordinar a técnicos deportivos de nivel inferior, garantizar la seguridad de los técnicos de la misma modalidad o especialidad deportiva que dependan de él y dirigir un departamento, sección o escuela de su modalidad.
Para acceder, es necesario tener el título de Técnico Deportivo de la modalidad o especialidad correspondiente, estar en posesión del título de Bachiller y superar una prueba de carácter específico.
En cuanto a las habilidades y características personales, para ser entrenador deportivo es necesario ser entusiasta del deporte que está entrenando, saber cómo motivar y animar a sus jugadores para obtener de ellos el máximo rendimiento, ser capaz de diseñar planes de formación innovadores y adaptados al equipo, tener buena capacidad de observación para obtener información útil sobre el rendimiento, tener paciencia, ser buen comunicador y lo más importante: disfrutar exponiendo sus conocimiento y dirigiendo al equipo.